domingo, 1 de agosto de 2010

Volver con la frente marchita...


Luego del exilio intelectual que me llevo a transitar latitudes desconocidas, vuelvo a escribir en este blog que parecía herido de muerte, sin tinta en sus venas pero que está más vivo que nunca.
El Dr me prohibió por estas semanas hablar de futbol, religión y política por esta cuestión voy a analizar en profundidad la composición, textura y proyección de las puteadas en la vida cotidiana.

Putearte. “El Arte de Putear”

Estudiar en la Universidad de Buenos Aires tiene la magia de conocer gente que cursa lo mismo que uno pero en un lugar ajeno a la facultad. De estos encuentros pueden surgir momentos productivos o destructivos, en este último caso si uno tomó unas copas de más en un cumpleaños por el misterioso San Telmo. Pero como efecto mariposa, de una pequeña cosa se puede pasar a otra hasta llegar a filosofar sobre las puteadas con una seriedad que asombra. Quien alguna vez no ha gritado una buena puteada. Hay muchas puteadas en el hall de la fama como, “hijo de put”. “la reconch. de tu madre” o “estúpid. de mierd”. Pero cada puteada tiene su contexto de acción. Por ejemplo si un auto por 2 cm no te atropella, la puteada sería cortita para que llegue a escuchar el conductor del auto asesino ; “put. Aprendé a manejar”. Sin embargo si estamos en presencia duradera del individuo que debemos putear (imagino a un tinelli o a un Mauricio) la puteada podría ser mas elaborada y creativa donde entren en juego otros recursos retóricos. Me imagino un “cabezon hdp dejate de robar mostrando culos!” o “che Mauricio dejá de pinchar y ponete de nuevo el tegobi facho hdp!” Tambien hay puteadas suaves para casos especiales en donde el “puteado” no hizo algo tan grave. Por ejemplo tirar una copa de vino tinto en un mantel blanco. En este caso lo apropiado sería decirle un “estupid. que hiciste” o “alegría, alegría que tarad. como vas a tirar el vaso”. También hay puteadas hacia cuestiones que ya pasaron las cuales se manifiestan acompañadas de un recuerdo; “Hace un año veía a mi novia apretando con otro flaco que guach. de mierd. Pero las mejores puteadas son las que son hacia uno y que no se verbalizan sino que mueren en el interior ; “Que pelotud. soy! como le voy a decir a mi suegro si votó a Lopez Murphi cuando tenia el poster de Camilo Cien Fuegos en el comedor". En definitiva el puteador y el puteado entran en una lucha simbólica que puede convertirse en una lucha a piñas con facones o bufosos. Lo que propongo es destinar parte de las puteadas, las más creativas que se nos ocurran, para decírselas en la cara al sistema, este sistema hijo. de put. que deja gente muriéndose de hambre y frío mientras otros ostentas sus joyas a través de una pantalla. Que las puteadas sean cada vez más y se conviertan en acciones diarias para cambiar un poco este mundo de mierda impregnado de injusticias.

a “Roberto”

11 comentarios:

Noticias piratas dijo...

bueno, primero me alegra que vuelvas a bloggiar despues de tanto tiempo.

No soy de los que creen que una puteada pueda cambiar el mundo, pero pienso que putear es algo espontáneamente inevitable, no soy de los que ahorran puteadas, incluso he llegado a crear situaciones confusas, extrañas y tensas con tal de largar una puteada. mi preferido es "la concha de tu hermana" o la concha de tu madre, o la concha de alguien, mientras sea una concha. Después el clásico hijo de puta tiene que ir acompañado de la primera l.c.d.t.h. o de un la puta que te pario, son todos insultos redundantes pero reafirman lo denegado.

Igualmente creo que la mejor puteada es la que no se espera, la que se dice en un contexto ageno, por ejemplo cuando uno está diciendo algo muy erúdito o de lenguaje elevado, nada mejor que una puteada. Lo triste es caer en la puteada generalizada, eso si. Y hablando de la televisión me gustaria putear a tinelli a fort, a tantos otros, y a políticos, pero no creo que me den bola.

Te mando un abrazo y a seguir... a ver cuando se da el regreso absoluto.. esperamos por nachio....

Fran dijo...

Gracias NP.
Es notable como en las puteadas se utilza muchas veces el organo sexual femenino. como que mandar a alguien a ese lugar sea como un castigo jaja.
Espero que vuelvas vos tb al blog. necesitamos una informacion distinta y con humor.
Los fachos ya van a caer, tienen que caer sino este blog se vuelve aburrido.
abrazo

nicovi dijo...

Fran! que bueno que estás de nuevo por estos pagos! Todos tuvimos momentos de falta de inspiración (o de vaya a saber qué) y colgamos con el blog, pero está bueno volver, y saber que había gente esperando tu regreso. Yo sin duda lo estaba esperando!!

Interesante lo que plantéas! Yo creo que podría putearlo tanto hasta quedarme sin voz, pero dudo de la efectividad. En todo caso, creo que la forma de combatirlo es haciendo algo de lo que hacemos, escribiendo: tanto poniendo al descubierto sus defectos como escribiendo poesías, cuentos, y dejándole al lector otra mirada de la vida. Y así llegaremos al día en que todos podamos convertir esos pensamientos en acciones.

Pero si no me das otra opción que putear, creo que me quedaría con esa canción que dice: "y váyansé todos a la concha de su madre!"

Saludos Franco!

Nicovi

LauraGalletita dijo...

Bienvuelto, Franco!
La puteada desacartona, descontractura, desahoga y hasta tiene su cuota de humor. Pero antes que nada es un "escape", un pequeño permiso que uno se otorga para exaltar algo: el enojo o la alegría.
Algunas malas palabras son "mas malas" que otras, y algunas expresiones se pasan de "malas", pero creo que eso sucede cuando en el fondo, no era necesario usarla... curioso.
Me gustan las puteadas cuando quien las usa sabe cómo. Me gusta descargar con puteadas, cuando uno siente que con palabras "buenas" no alcanza. Digamos que soy una persona bastante "bocasucia", pero existen límites y algunas me parecen hasta espantosas.
Particularmente me enferman un par de expresiones que se vienen usando a lo pavote, y si bien no tienen "palabrotas" son groseras y machistas: "la tienen adrentro" "que la sigan mamando"... pero bueno, sobre eso ya escribí.
Mi puteada de enojo mas frecuente es "Pero a vos que te pasa!? F l o r d e p e l o t u d o/ a?" y después "y a esta/e qué le pasa!? tiene un ataque de culo?"
jijiji

Abrazo!

Fran dijo...

Gracias Nicovi & Laurita por comentar.
Es cierto que las puteadas tienen que saber decirse, no cualquiera sabe putear correctamente. La funcion emotiva es fundamental. Esa puteada "tiene un ataque de culo" jajaj es muy buena no la tenia, la voy a empezar a usar!
besosss

Floo dijo...

Que mis profesores te escuchen, según ellos solo se permiten las malas palabras en la literatura, así que tenemos que volverlas poesía.
Beso :)

Fran dijo...

La poesía tambien es vida. Una puteada tambien puede llevar arte no solo en palabras escritas.
gracias por comentar Floo

Lucía dijo...

Yo soy de las que piensa que putear es magnifico.
Ojo, solo putear en su momento justo, con lo justo , no andar regalando ninguna palabra de más... y me quedo con las puteadas argentinas, una y mil veces.
Coincido con Nicovi, también me quedo con Sr cobranza.

Saludos.

Fran dijo...

Claro no hay que gastar puteadas con cualquier cosa. La puteadas tiene que ir bien dirigidas. Igual creo que un limite hay para putear y no lo habia pensado. Quizas cuando la puteada entra a discriminar.
Gracias por comentar Lucía

INTERsexCIONES dijo...

Me he partido de risa contigo, en serio:) Igual no era tu intención, pero me hizo mucha gracia!

Yo no tengo arte de puteo, por desgracia, pero lo noto en mi piel gracias a la "maravillosa" gente que me rodea.

Un saludo.

Fran dijo...

Jaja siempre es la intencion hacer reir creo jaja. Aunque detras de la risa quede una enseñanza que es lo que trato de provocar con mis textos. Tendrías que practicar a putear es bueno para la salud jajaja.

Gracias por comentar INTERsexCIONES!!