sábado, 11 de julio de 2009

Margenocidio.

Por ambición de poder o quizás por temor a lo desconocido, desde tiempos remotos, nosotros, los humanos, en la condición de animal no domesticado nos hemos servido de toda nuestra “capacidad intelectual” para categorizar y marginar todo lo “visible”. Por religión, sexo, ideología, nacionalidad, nivel económico o por el solo hecho de existir muchos han sido torturados, esclavizados, desterrados y asesinados en este mundo que parece estar cumpliendo a la perfección sus actividades como sucursal del infierno. Guerras, atentados y persecuciones han servido y sirven para movilizar y designar quien está de un lado y quien del otro. La propia identidad para millones de individuos se ha transformado en un doloroso estigma imposible de borrar. Esta nefasta construcción de la realidad ha superpoblado el cementerio de almas que sin entender todavía el salvajismo de sus semejantes claman por justicia. ¿Qué habrá pasado por la mente de esos omnipotentes psicópatas, que adueñándose de parte de la historia, juzgaron, hirieron y mataron los sueños de poblaciones enteras?. Tal vez el odio, los prejuicios, la discriminación sean elementos necesarios para cumplir con una ley natural; que todo lo que nace tiene que morir. ¿ Será la autodestrucción la herramienta para escribir las últimas páginas de nuestra triste historia? Eso nadie lo puede saber, pero lo cierto es que en la acción diaria y sin todavía comprenderlo estamos construyendo nuestra propia horca.



Resultaría de alguna manera imposible describir uno por uno los acontecimientos de exclusión que a lo largo de los siglos se desarrollaron en el mundo. Sin embargo es necesario mencionar uno de los casos de marginación social más desgarradores que se puedan cometer: cuando se oculta y se roba la propia identidad. En 1976 una república grande pero con lentos movimientos fue testigo de estos hechos. Un ejército entero, armado con fusiles y granadas, tomó por la fuerza el poder político y se enfrentó con gran valentía ante peligrosos bebés recién nacidos, por considerarlos una amenaza para el futuro. Como consecuencia de este absurdo y desigual enfrentamiento, cientos de jóvenes en la actualidad están al margen de sus verdaderas raíces sin poder saberlo. Son desaparecidos con vida. Si bien muchos ya han sido recuperados por una gran labor realizada por la Asociación de Abuelas de Plaza de Mayo, otros siguen inconscientemente buscando las huellas de su pasado con los deseos ocultos pero intactos de poder ver las lágrimas de sus llantos y sentir de una vez por todas las caricias perdidas. Son seres humanos que están al margen de su verdadera historia social, viviendo otra historia forzada, inventada, perdida, lejos de su verdadero espacio y hábitat.
¿Qué sentiría cada uno de nosotros si estuviese condenado a vivir con una falsa identidad?


MARGEN, GENOCIDIO, quizás no sea un hecho casual que las últimas letras de una palabra den comienzo a otra. El MARGENOCIDIO se ha alojado en lo más profundo de nuestra esencia provocando daños irreparables para nuestro presente y futuro. Las nuevas generaciones vivirán una libertad ficticia. Muros inmensos se levantarán pero no podrán ser vistos y finalmente la crueldad y el aislamiento se convertirán en una acción y en un sentimiento común a cada individuo.


Para no llegar a esta situación “apocalíptica” habría que pensar en la alternativa de dejar de vivir en una caja de cristal y observar por un solo instante nuestro alrededor. Esto sería un gran paso para no establecer nunca más fronteras entre nosotros y para comenzar a edificar los cimientos de una nueva sociedad en donde la paz, la solidaridad y la hermandad no sólo figuren como palabras aisladas en textos de locos utópicos sino que se conviertan en una práctica cotidiana y necesaria.

4 comentarios:

Noticias piratas dijo...

Muy bueno fran, interesante esta veta ensayista. Lamentablemente en un mundo como el que transitamos las crónicas de la exclusión se escriben a diario. Y por otro lado se habla mucho de "realidad", como si todos tuvieran la verdad sobre la realidad, como si fuera una sola "la realidad" y común a todos.. Ante eso prefiero reivindicar la utopía.

Saludos.

Fran dijo...

Muchas gracias por el comentario..

Anónimo dijo...

QUE BELLO ES SENTIR Y RECONOCERNOS EN LOS SENTIMIENTOS DE OTRAS ALMAS,
ESTO NOS DA LA CERTEZA QUE LA FELICIDAD NO ESTA EN EL CAMINO, ES EL CAMINO Y QUE NO ESTAMOS SOLOS PARA RECORRELO.GRACIAS FRANC POR EXISTIR.

Jose dijo...

BRUJERIA Y POLITICA

LA CIUDAD DE SALTA, ARGENTINA, CONMOCIONADA POR LAS MALDICIONES DE UN CONCEJAL ESOTERICO:

El ex edil Guillermo Capellán, siendo Presidente de la Comisión de Hacienda del Concejo Deliberante de la Ciudad de Salta, quiso cobrarle los impuestos al hermano del Alcalde/Intendente Alejandro San Millán, Antonio San Millán.

El Poder Sanmillanista contrató al Abogado Roberto Elio Gareca y este letrado a su vez contrató a un delincuente juvenil, Rodrigo Chavarría (taxi-boy menor de edad a quien Gareca conoció en el Parque San Martín de la Ciudad de Salta) y lo denunciaron por violación. Estuvo 101 días preso y desde la cárcel vaticinó que saldría el día de la Lealtad Peronista, horas más horas menos salió en la madrugada del 18 de Octubre de 2003. Al salir del presidio en Concejal dijo "Quienes participaron en el complot pagarán muy caro lo que me hicieron":

"Al Juez le pasará lo mismo a que a mí, se quedará sin cargo". A los seis meses abogados de la Ciudad de Salta pidieron Juicio Político al Juez de la causa, Luis María Agüero Molina lo destituyeron por motivos relacionados al caso edil ocultista.

"Rodrigo Chavarría, pupilo de Roberto Gareca, hizo una denuncia falsa siendo menor de edad y eso es delito, cuando sea mayor vivirá preso".

Chavarría siendo mayor cometió una estafa y fue condenado por un año, quedó en libertad condicional y a los tres meses cayó nuevamente en manos de la Justicia Federal por "Usurpación de Títulos y Honores y Estafa" y sigue preso.

"Destruyeron mi vida, y ese tipo participó en el estrépito mediático es un empresario de medios y publicidad, yo lo escuchaba desde mi celda decir cosas espantosas... tendrá su merecido" El empresario al que se refería el Concejal Ocultista sería Julio Castillo a quien lo internaron en una clínica con un fuerte dolor de cabeza, se le declaró un tumor cerebral fulminante y murió en horas.

"En el Diario El Tribuno se ensañaron conmigo y el Abogado Gareca publica todas las barbaridades que quiere porque su hermano es el Jefe de Redacción de Noticias Policiales en ese matutino... no importa, ya llegará el día..." Se refería al periodista Sergio Alberto Gareca a quien le descubrienron un cáncer galopante y murió en poco tiempo.

La predicción o "maldición" pulica más dura y contundente del Concejal Astrólogo y Esotérico es cuando vaticinó en la FM Pacífico 92.9 en el Programa del periodista Daniel Salmoral aseguró: "Los San Millán pagarán con lágrimas de sangre lo que me hicieron" Inexplicablemente, el hijo de Antonio San Millán de 16 años murió aplastado por una cortadora de cesped minitractor.

"Siguen haciendome daño por lo tanto siguen acumulando desgracias" En esta frase se refiere elipticamente al Empresario-locutor Martin Grande y al Abogado Roberto Elio Gareca sindicados como los principales responsable de la conspiración por cuanto el presunto violado y delincuente Rodrigo Chavarría los sindicó en su confesión como los autores ideológicos de la denuncia contra Guillermo Capellán. Con respecto a ellos el Esotérico Edil dijo: "tengo todo el tiempo del mundo para verlos caer, ellos son las frutillas del postre"

Salta es la capital turísitica de todo el Norte de Argentina donde viven 600.000 habitantes y en todos los rincones de la Ciudad se comenta: "Las Maldiciones del Concejal Capellán se están cumpliendo". ¡Esto es para pensar porque el edil lo dijo en los medios con mucha anticipación! Si quiere leer el artículo completo escriba en cualquier buscador: "Cadena Global+maldiciones del Concejal" y tendrá mas detalles sobre este tema. Porque la brujería parece que existe... y si quieren un contacto con el esotérico me animo a dejar su e-mail: info@zodiacguille.com